Factores de Fracaso

Usted está aquí::|||Factores de Fracaso

Factores de fracaso de negocio hostelero. Consejos sobre el éxito en hostelería. Hostelería EcuadorFactores de Fracaso

Bueno, en este punto debemos anotar que existen muchos factores por los cuales un bar, karaoke, restaurante o cualquier negocio de hostelería llega a fracasar. Entre ellos podemos destacar que los más importantes se centran en los siguientes puntos:

En síntesis, los factores de fracaso de un bar podemos ordenarlos de la siguiente forma (pudiendo interrelacionarse entre sí):

Ubicación errónea para el tipo de bar (mala decisión), al situarlo en un lugar donde el mercado no es el adecuado, como un bar de coctelería internacional en un pueblo rural, o en un lugar donde no hay dinero (por cierres de fábricas) o de difícil acceso, sin que el factor siguiente en sentido positivo, sea suficiente para que el público llegue y se cree fama.

Venta de productos inadecuados (mala decisión de compra) y/o mal preparados (mala ejecución) lo que genera comida y bebida de mala calidad generando mala fama (mala reputación).

Mal uso de los metros cuadrados del local (m2). Todo local tiene un costo de alquiler, de compra o de lucro cesante para su dueño. Un bar debe tener los m2 adecuados para el concepto que fue creado, de lo contrario, se desperdicia espacio, y se paga un sobreprecio que no se logra recuperar con las ventas. Un local muy bien situado, puede que tenga toda su fortaleza en su terraza y tenga sus m2 interiores vacíos, sin utilizar. Si las ventas de la terraza no son suficientes para cubrir el valor del m2 de todo el local, es probable que el negocio deje de ser rentable en un breve plazo (o en temporadas invernales), y comiencen las pérdidas. Por eso es necesario diversificar la oferta y usar a los máximos los m2.

Marcas y productos caros. Si consideramos que los costos de la ubicación y de los m2 inciden finalmente en el precio de cada producto que se venda en el bar, debes agregar el valor de costo de las marcas de productos que ofrezcas a los clientes (junto con el valor de la hora de los empleados, que se incluye en el servicio ). Si optas por comprar marcas de café, vino o champagne súper sofisticadas y caras, y tu público objetivo no es el adecuado por no haber ponderado el factor (ubicación errónea), que incluso se relaciona con el elemento externo de la situación económica general, tendrás un problema de precios. Porque los precios caros pueden ser un factor en contra cuando no estés dirigido a un público que precisamente quiera diferenciarse pagando más (bares de súper lujo). En todos los demás casos, debes cobrar un precio adecuado y razonable, o bien, cobrar más caro si tu fama te acompaña (factor (venta de productos inadecuados)). Público hay para todo, en el lugar correcto.

Mal servicio, mala actitud y mal ambiente. Este elemento, visto en positivo, es un factor que podemos llamar “alma“. Los bares sin “alma” son los primeros en fracasar. El alma de un bar es el carisma y buena actitud del personal (idealmente trabajando a gusto), un servicio correcto y profesional (nunca está de más una cortesía, un descuento, un licor de la casa o una simple sonrisa), y un ambiente grato, adecuado al tipo de público que se quiera atraer. Esto se consigue con la música adecuada, un nombre adecuado (que sea recordable), decoración que cree ambiente, clientela atractiva (la hay para cada target) eventos y fiestas que marquen la diferencia y fidelicen a tus clientes y, en general, todo lo que haga a tu bar diferente y competitivo.

Falta de permisos. Los bares requieren licencias de funcionamiento y el sometimiento a normas legales y sociales. Si tu bar entra en guerra con los vecinos porque no respetas horarios, produces ruidos molestos, o generas antipatías por cualquier causa, ten por seguro que al poco andar tendrás enemigos en el barrio que pueden hacerte la vida imposible. O al menos, no tener clientes del sector donde estás situado.

Mala administración. Consiste en una gestión ineficiente de los recursos, sin visión estratégica. Muchos bares cumplen todos los requisitos: están bien situados, utilizan bien los m2, venden las marcas adecuadas a su público, tienen alma, y cumplen las normas, pero fallan en administrar los ingresos o en la planificación estratégica. Es decir, por un lado, la gente llega a su bar, entra, se queda, consume y trae amigos, pero el dueño no tiene un buen manejo de costos afectando su rentabilidad, sus empleados no están bien entrenados en aspectos administrativos o tienen un pésimo (o nulo) manejo de inventario.
Estos factores determinan que de cara al público lo hacen estupendo, pero internamente son un desastre. Este problema es menor, porque habiendo ingresos, es posible que se pueda contratar asesoría, capacitarse, y en el fondo, ser un empresario responsable, consigo mismo, sus empleados y las familias involucradas.

Por otro lado, una mala planificación estratégica -marketing incluido- implica no considerar el factor cambio: los bares se hacen obsoletos y, como todo, no son inmutables. Y en eso, una estrategia adecuada al corto, mediano y largo plazo, permite al bar adaptarse a los tiempos y evitar que le pasen cosas sin enterarse. Como la llegada de una crisis económica.

En la próxima entrada veremos los factores de éxito, mirados en positivo.

2017-09-25T16:24:35+00:00

Deje su comentario